Número 07 Mayo - Junio 2010

PDF Imprimir E-mail
Las Notas en Infantil y Primaria

Es difícil valorar si los resultados obtenidos son los adecuados o se les puede exigir en función de las capacidades. Las calificaciones son un medio y no un fin en sí mismas. Lo que los padres deben valorar es el esfuerzo y la dedicación diaria de la tarea, sin olvidar las actitudes y los valores que ya comienzan a aprender en Infantil. A la hora de calificar a los niños de Primaria no sólo se tiene en cuenta si el niño sabe o no sabe. Es una evaluación continua en la que hay que tener en cuenta diferentes aspectos.

Madrid | Mayo 2010 | María Jesús Enríquez, profesora de Educación Infantil y M. Carmen Campos Monterrey, profesora de E. Primaria


La etapa de Educación Infantil, tiene un carácter globalizador, es decir, todas las áreas de aprendizaje, se relacionan entre sí, por tanto, en esta etapa, la evaluación es global, continua y de carácter formativo.

Escuela InfantilLos objetivos, fines y principios generales que queremos conseguir a lo largo de la etapa, son los que se establecen en el currículo, pero no podemos olvidarnos de que cada niño tiene su propio ritmo de aprendizaje y su proceso de maduración.

Las notas no se centran sólo en un día determinado ni en una ficha concreta, sino que hay que fijarse en varias cosas: la observación directa en el día a día, a través del trabajo realizado a través de las fichas y por el boletín de evaluación. En este boletín se reflejan los aspectos del aprendizaje del niño más generales y significativos del trimestre. Se evalúan tres áreas muy importantes:

1. Conocimiento de sí mismo y autonomía personal.

2. Conocimiento del entorno.

3. Comunicación y Representación.

Se les suele evaluar con: no iniciado, conseguido o en proceso. Todo esto ayuda al profesor a saber exactamente en qué situación curricular se encuentra el alumno y sus logros.

Para los padres, este boletín de evaluación les sirve para informarse en qué nivel están sus hijos, no tiene que convertirse en un papel donde mirar sólo los objetivos no alcanzados por el niño, que también es importante para poder reforzarlos, no para exigir o regañar, sino para motivarles y ver el esfuerzo realizado, ver los logros.

A un niño de Infantil no se le puede exigir tanto como a un niño de Primaria. Ahora están aprendiendo conceptos básicos, pero como se ha dicho antes, cada uno tiene un proceso madurativo y justo en estas edades se nota mucho.

Notas en Primaria

Primaria es la etapa más larga de la enseñanza obligatoria. Abarca desde los 6 a los 12 años. Emocionalmente la niñez es una etapa más tranquila y estable que la etapa anterior (la infancia) y que la posterior (adolescencia) que se vivirá en la E.S.O.

Durante esta etapa el niño desarrolla todas las capacidades del pensamiento humano. Tiene ya muy definidas las nociones de espacio y tiempo y es capaz de estructurar mentalmente todo el universo a su alcance. Tiene una gran capacidad de aprendizaje. Su curiosidad es inmensa y disfruta de su capacidad de pensar y descubrir.

clase de primariaSi durante la infancia sus puntos de referencia indiscutibles eran los padres y las maestras (los mayores) ahora serán los compañeros y compañeras de clase. Esto hace que puedan adquirir grandes niveles de autonomía personal sobre todo si cuentan con el apoyo de los maestros en la escuela y en la familia encuentran el margen de autonomía que reclaman al mismo tiempo que el ambiente afectivo y estable que necesitan.

Los objetivos de esta etapa se pueden resumir en lecto-escritura correcta, adecuada comprensión verbal, adquisición de automatismos matemáticos básicos y un hábito de estudio correcto.

Los padres pueden ver la entrega de las notas en Primaria desde dos puntos de vista: como algo traumático, tanto si el niño suspende, como si no saca las notas que los padres estaban esperando; como algo sin importancia, porque creen que todavía quedan muchos cursos por delante.

No está bien ni una ni otra valoración, puesto que a la hora de calificar no sólo se tiene en cuenta si el niño sabe o no sabe. Las calificaciones no se centran en un día ni en un momento concreto, sino que es una evaluación continua, por eso hay que tener en cuenta otros factores como son:

Comportamiento: es un factor muy importante porque puede variar la nota, porque el colegio no es un lugar donde se vaya a divertir, que también tendrán sus momentos, sino que se va a aprender y a formarse como personas para luego convivir en una sociedad, y no se puede permitir el mal comportamiento. Es la etapa más adecuada para entusiasmar al niño por algún deporte (básquet, fútbol, atletismo, natación, tenis...) que le ayudará al desarrollo físico por una parte y al desarrollo social por otra (aceptación de normas, consignas, disciplina... cortesía, deportividad...).

Esfuerzo realizado durante el curso: hay que tener en cuenta si el niño se ha esforzado o por lo contrario ha estado haciendo el vago. Si el niño se esfuerza y no llega, siempre se le podrá calificar al alza para motivarle, pero si no lo hace porque no le interesa, habrá que reforzarle y ayudarle a crear unas estrategias de estudio.

Los padres no se tenían que preocupar tanto en la nota de la calificación final, sino en cómo el niño ha ido trabajando durante todo el curso. Esto se consigue teniendo una relación directa con el profesor a través de las tutorías y siguiendo las pautas que su profesor diga para que el niño pueda mejorar e ir superando los retos que tiene cada día.

Consejos a los padres:

azul Mantenga contacto con el colegio y entrevistas con el tutor. Es bueno tener información de primera mano sobre aspectos que no suelen aparecer en los informes trimestrales.
rojoEs importante que los padres valoren los progresos de sus hijos. No es conveniente mostrarse excesivamente exigentes ni con el trabajo ni con los resultados académicos, pero es malo mostrarse permisivos o indiferentes. De alguna manera hay que ganarse al niño, pactar con él, motivarle, convencerle. Los gritos, enfados y amenazas, a medida que el aniño avanza en edad, irán funcionando menos, el distanciamiento e indiferencia, también. Sólo queda hablar, preocuparse, estar con él, estudiar con él.
verdeConsideramos importante la introducción de sus hijos en la lectura como afición. El auge del mercado audiovisual ha hecho que esta afición vaya desapareciendo poco a poco. La lectura diaria, desde los primeros cursos, fomentará este hábito que acabará convirtiéndose en todo un placer.

Ir al artículo ¿Sabemos interpretar las notas de nuestros hijos?